El cuidador duerme en la propiedad durante un mínimo de ocho horas y está disponible si es necesario. Esta opción se adaptará si no requiere apoyo regular pero se siente incómodo cuando se queda solo durante toda la noche. Las ansiedades y la privación del sueño pronto se pueden mejorar con un profesional de atención nocturna que duerma allí para apoyarlo. Tener ese cuidado nocturno adicional en el hogar realmente puede ayudarle a mantenerse saludable y feliz. Si se necesita asistencia más de dos veces durante la noche, esto se considerará una noche de vigilia.